El Capital en el siglo XXI – Thomas Piketty Pdf ePub

EL CAPITAL EN EL SIGLO XXIPara Thomas Piketty, los debates intelectuales y políticos sobre la distribución de la riqueza se han alimentado sobre todo de grandes prejuicios y de muy pocos datos. En ese campo de batalla han convergido ideas sobre la igualdad entre los ciudadanos, el derecho de las personas a ser remuneradas de conformidad con sus méritos, la confianza en que el desarrollo económico atenúa de forma natural los contrastes entre los más favorecidos y los sinceramente abandonados, mas la información específica, referida a un plazo largo y a diferentes geografías, no se había empleado con suficiente rigor para comprender de qué forma se amontona el patrimonio, qué consecuencias sociales tiene ese proceso y qué pueden hacer los Estados para encararlo.

El lector hallará en estas páginas un muy detallado análisis de de qué forma se han distribuido el ingreso y la riqueza en el planeta, desde el siglo xviii y hasta nuestros días. Desde una rica base de datos económicos de veinta países —disponible on-line para quien desee ahondar en tal o bien como asunto— y con acertadas pinceladas literarias —Balzac y Austen sirven para entregar ejemplos de de qué manera las sociedades han entendido su relación con el dinero—, Piketty hace un meticuloso recorrido histórico y estadístico para identificar determinados patrones en el proceso de acumulación del patrimonio en las primordiales economías. Para el estudioso de la École de Economie de Paris, cada nación ha contestado de forma diferente a una ley básica del capitalismo, conforme la que el desempeño del capital acostumbra a ser superior, en ocasiones por mucho, a la tasa de desarrollo de la economía, lo que puede alentar la concentración de la riqueza y agudizar la inequidad; queda a los Estados decidir, individual o bien de forma colectiva, de qué manera infl uir en esa fuerza polarizante.

El capital en el siglo veintiuno ha despertado animadas polémicas en casi todo el orbe, en una parte por reintroducir entre académicos, políticos, comentaristas y público por norma general la preocupación sobre las desigualdades sociales; en una parte por su propuesta de establecer políticas fiscales de alcance global que moderen la disparidad — impuestos a la riqueza y a la herencia—; en una parte por su visión extensa de lo que han de ser el día de hoy las ciencias sociales, y en parte por el hecho de que ofrece razonamientos sólidos, frescos, a fin de que gobiernos y sociedades combatan de forma frontal el flagelo de la desigualdad. Por todo ello, la de Piketty es el día de hoy una voz indispensable en la actualidad.

[mostrar_ficha]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Facebook