El absurdo equipo que dios eligió – Nelson Durón Pdf ePub

M5L5455666xKxT

Los tenemos en alta estima. Aprendemos de ellos. Exaltamos sus virtudes y dejamos de lado sus sufrimientos. Unos los consideramos grandes ejemplos, para otros son nuestros héroes. Nos agrada charlar de ellos y despiertan nuestra alegría cuando los recordamos.

Hallamos su nombre en múltiples libros, incluyendo el mejor de todos y cada uno de los tiempos. Estuvieron en la mira del Autor y ahora en nuestras memorias. Sus cuerpos están sepultados, mas sus enseñanzas continúan vivas. En sus días en la tierra contemplaron la aurora y experimentaron la catástrofe.

Apreciaron días celestes y soportaron noches oscuras. La ladera, el desierto, la soledad, el menosprecio, el descalabro, el desposeo, la pérdida, el odio, son una parte de las experiencias que nuestros héroes atravesaron. ¿Se ha preguntado alguna vez que fue lo que llamó la atención de Dios para haber escrito la historia con “Job, D., P., P., M., N., Gedeón y R.?” Fueron personas ordinarias.

[mostrar_ficha]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Facebook