Cincuenta sombras en tu cocina – Emma Watson Pdf ePub

cover

Mi historia es la de tantas y tantas mujeres. Conocí a Matt en la Universidad. Fue un flechazo a primera vista y estuvimos encerrados en su habitación a lo largo de un par de semanas sin pisar la calle. Y, queridas amigas, puedo aseguraos que desde entonces no estuvimos jugando al ajedrez.

Nos enamoramos y tuvimos un noviazgo feliz. El sexo prosiguió siendo fantástico a lo largo de una larga y exquisita temporada, a fin de que negarlo. Tiempo después terminamos la carrera, nos casamos y nos trasladamos a vivir a California. No nos fue mal y unos años después teníamos una bonita casa con jardín, dos turismos y 2 pequeñas completamente fantásticas. Solo había un pequeño problema: teníamos menos sexo en nuestra vida que Robinson Crusoe.

Una compañera de trabajo me había hablado hace un tiempo de la cocina afrodisiaca. Al comienzo fui incrédula. Mas al séptimo sábado en el que Matt y nos dimos un beso aburrido en cama deseándonos buenas noches ya antes de empezar a bostezar, me juré a mi iniciar a investigar el tema de los comestibles afrodisiacos del que tanto me había hablado mi amiga. Y descubrí un planeta absolutamente nuevo y ignoto para mí. Existen abundantes comestibles que correctamente conjuntados con otros y cocinados de una forma determinada generan un efecto evidente en tu cuerpo: te ponen cachonda, te suben la libido, te hacen morirte por tener sexo. Punto, esto es totalmente irrefutable. ¿Magia? ¡Para nada! Ciencia. Ciencia pura y dura. Y su conocimiento cambia nuestra vida y nos hace felices. ¿Sabéis por qué razón? ¡Pues el sexo nos hace felices!

[mostrar_ficha]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Facebook